1929: Fundación de la Cámara Oficial Española de Comercio en Alemania. Antonio Pastor Fdez., primer presidente

El 11 de junio de 1929, un grupo de comerciantes españoles, con el fin de defender sus intereses e impulsar las relaciones comerciales entre España y Alemania, funda en Fráncfort del Meno la Cámara de Comercio Española en Alemania.

El mismo 11 de junio, Antonio Pastor Fernández, antiguo profesor en España convertido ahora en comerciante, fue elegido primer presidente de la Cámara. Desde entonces, en su larga trayectoria de 85 años, el objetivo de esta institución ha sido siempre favorecer las relaciones económicas hispano-alemanas y fortalecer los intereses de sus socios.

Estos primeros años de andadura no fueron unos años fáciles. Tanto Alemania como España, se encontraban inmersas en periodos políticamente complicados que tuvieron sus repercusiones a nivel económico y comercial. Lentamente, esta situación fue quedando atrás y ambos países comenzaron un proceso de recuperación y consolidación económica del que fue partícipe la Cámara de Comercio en Alemania integrada a finales de los años 30 por 900 socios y ocho empleados.

1940: Traslado de la sede de la Cámara al edificio histórico de Schaumainkai  83

En los inicios, los socios se reunían en la casa privada que el presidente puso a su disposición. En 1940, el Ayuntamiento de Fráncfort ofrece a la Cámara unas instalaciones acordes a su actividad: La histórica villa en Schaumainkai 83, el hoy Museo Giersch.

En ese mismo año, como prueba de su creciente actividad, su publicación el “Boletín de Comercio” alcanzó una tirada de 5.000 ejemplares, cifra espectacular en comparación con los 400 de 1931. Este Boletín será espectador y narrador de un nuevo periodo difícil para Alemania y para España. Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial informará regularmente de lo que acontecía en la economía hispano-alemana. Un dato curioso que se desprende de los protocolos, es que en aquellos días la única institución española que se encontraba activa en Alemania era la Cámara de Comercio Española.

La década de los 50 fueron años de transición. Alemania reinicia su actividad y entre ambos países surgirán diversas oportunidades comerciales que llegarán a buen fin. Si bien, el comercio español deberá luchar contra la campaña de desprestigio que la prensa alemana lleva a cabo contra los productos extranjeros y especialmente contra los productos españoles. Nuevamente habrá que felicitar a la Cámara de Comercio Española en Alemania, quien en colaboración con el Consulado, desarrollaron una extraordinaria labor participando en la Feria Internacional de otoño de Frankfurt de 1955 con un pavellón que fue proclamado por la prensa internacional como “mejor pavellón de la Feria”.

La principal característica que impregna los años 60 es la firma en 1960 entre Alemania y España del contrato para recibir a trabajadores extranjeros. Esto aportará consecuencias positivas para la Cámara de Comercio, la cuota de sus socios aumenta y a partir de ahora también podrán acceder a ser miembros asociados empresas españolas con residencia en España.

1964: Visita del Príncipe de España, S. A. R. Don Juan Carlos de Borbón y Borbón

En 1964, el aún príncipe D. Juan Carlos, visitó las instalaciones de la Cámara de Comercio que, ahora, dado el espacio con el que cuenta se ha convertido en un centro de exposición de productos españoles. En la Villa en Schaumainkai 83 se podían encontrar artículos de la más amplia gama de sectores, desde muebles hasta incluso la Moda española expuso sus creaciones en la sede de la Cámara que acercaba así más España a Alemania.

En los 70, España puso fin a la etapa de dictadura y su economía experimentará un boom en todos los sentidos. El sector turismo fue fiel reflejo del mismo. España se convirtió en el lugar de vacaciones para muchos alemanes. Asimismo, será en estos años cuando España registre los niveles mayores de construcción, todo ello fruto del mayor flujo de capital que tiene su economía. A finales de esta década, en 1979 la Cámara de Comercio Española en Alemania celebró su 50 Aniversario.

Con los 80, la economía española hubo de ponerse al día con respecto a sus vecinos europeos, ingresando finalmente en 1986 en la Unión Europea. En estos años la Cámara de Comercio recibía en sus instalaciones a sus primeros becarios procedentes en un primer momento de la Cámara de Comercio de Madrid a los que seguirían otros muchos de diferentes Cámaras de la geografía española. En estos años, una vez más los productos españoles, a través de su fiel representante, la Cámara de Comercio española, tuvieron que librar una batalla en el mercado alemán. Tras el escándalo del aceite de colza en 1981, el consumidor alemán se mostraba reacio a los productos de origen español, y una vez más la calidad española salió airosa.

En esta década, la Cámara de Comercio Española vió cómo los adelantos electrónicos facilitaban su labor diaria, fax y fotocopiadora empezaron a formar parte del equipo. Y en 1989, por primera vez una mujer formaba parte de la Junta Directiva, Dr. Hedwig Schlachter. En Alemania por su parte caía el Muro de Berlín.

Con la entrada de España en la Unión Europea, la década de los 90 revolucionó la actividad de la Cámara de Comercio. Se crearon nuevos servicios acordes a las nuevas exigencias del mercado y aparecieron nuevas relaciones con diferentes entidades e instituciones tanto españolas como alemanas. De esta época es fruto la colaboración con la Universidad Complutense de Madrid para los examenes de Español Comercial que siguen celebrándose actualmente cada año. Asimismo, el tipo de socios también se amplió, ya no sólo eran en su mayoría importadores de frutas sino que en la asociación se integraron todo tipo de productores así como abogados y empresas de servicios.

1997: Traslado a las céntricas y modernas oficinas de Friedrich-Ebert-Anlage, frente a la Feria de Fráncfort

En estas nuevas instalaciones, la Cámara ha visto cómo la velocidad de los tiempos se apoderaba de su actividad. En la nueva era del 2000 han sido innumerables los esfuerzos y éxitos que la Cámara con el apoyo de sus principales actores, los socios, ha alcanzado. Ha pasado de ser una institución limitada a necesidades específicas a ser una herramienta indispensable para las empresas que quieran alcanzar el éxito en el mercado hispano-alemán y basta con echar un vistazo al elenco de actividades, servicios y eventos.

En el transcurso de su historia, la Cámara Oficial Española de Comercio en Alemania ha pasado de ser una asociación de comerciantes y un punto de información para importadores españoles a ser un proveedor de servicios moderno en el mercado bilateral, cuya función es la intermediación entre las pequeñas y medianas empresas alemanas y españolas.

 

2005: Ampliación de los locales y renovación completa como centro de negocios


Additional information